domingo, 6 de agosto de 2017

pediré que te vayas












Pediré que te vayas
a pesar de tu manos aliviando las mías
o palpando algún rastro de fiebre por mi cuerpo
a pesar de ser tú el viento que pudiese
alejar la tristeza o convertirla
en lluvia dócil

pediré que te vayas y dejes que se apague
este fuego que hiela mi garganta
no sea que llegue el opio y por quererme

sientas pudrírsete las manos
allí donde mi frente descansó tantas veces
y algo de mí aprendió 
a convertirse en río.


chantal maillard














Sem comentários:

Publicar um comentário