terça-feira, 8 de dezembro de 2015

suerte






















Está en el sofá, recogida,
hecha un ovillo. Habla
con su madre por teléfono.
Se ríe. Luego arruga un poco
el ceño. Esas cosas.
Yo, simplemente, la miro,
tiene luz, alma, vida,
me gusta verla, escuchar
su voz. A veces no
puedo evitar decírmelo:
"Qué suerte tienes, cabrón".








Karmelo C. Iribarren















7 comentários: